Problemas de encías relacionados con enfermedades cardíacas

Problemas de encías relacionados con enfermedades cardíacas

Un estudio reciente a relacionado los problemas y enfermedades de las encías con problemas cardíacos. Es estudio se ha llevado a cabo en la Universidad de la ciudad sueca de Orebro y ha sido publicado por la revista médica journal Infection and Immunity.

Al parecer el problema gira en torno a una bacteria llamada Prophyromonas Gingivalis, relacionada con la enfermedad de las encías de la que tratamos la pasada semana, la periodontitis. Como vimos, la periodontitis es una enfermedad grave de las encías que deteriora el tejido blando de las mismas, produciendo un retroceso de las mismas y que incluso, a medio plazo, conlleva la pérdida dental, siendo además, la primera causa de pérdida de dientes en adultos.

Los investigadores de la universidad sueca encontraron que la P.gingivalis es capaz de alterar los genes y su codificación, produciendo inflamación y ateroesclerosis de las coronarias, es decir, las arterias encargadas de suplir de sangre al corazón.

La tan conocida como temida aterioesclerosis produce un progresivo endurecimiento de las arterias, a menudo motivada por su obstrucción con lípidos como el colesterol. Esta enfermedad se caracteriza porque las placas de grasa que se acumulan en las arterias se endurecen de forma progresiva hasta formar depósitos cálcicos. Cuando la placa se desprende de la arteria, puede viajar por el torrente sanguíneo hasta lugares como el corazón, los pulmones o el cerebro. Si estas llegan al corazón, suelen producirse fallos o ataques cardíacos; mientras que si alcanzan el cerebro, entonces existe un riesgo muy elevado de accidente cerebrovascular. Existen diversidad de factores de riesgo para la aterioesclerosis, como la diabetes, la obesidad o el tabaquismo. Por desgracia, este nuevo estudio revela que la gingivitis y otras enfermedades de las encías también son factores a tener en cuenta.

En anteriores estudios ya se había mostrado que la P.gingivalis estaba presente en la placa coronaria de pacientes que habían sufrido ataques cardíacos. Estudios con animales también habían revelado que esta bacteria acelera la aterioesclerosis en la aorta.

Este nuevo estudio sueco ha revelado los mecanismos moleculares que subyacen a estos fenómenos, poniéndoles nombre y especificándolos. Según se sigue de los resultados del estudios, las encimas procedentes de las bacterias P.gingivalis serían responsables de la inflamación en células musculares de la aorta.

Las células musculares de la aorta humana presentan una disposición perfecta para su estudio en laboratorio, así como para observar su función cardiovascular. Estas células se encargan de mantener la extensión y distensión de la arteria cuando nuestro corazón bombea. Sin embargo, los cambios naturales de la aorta en tres proceso se ven influido tanto por procesos de hipertensión, como por arterioesclerosis, así como por la P.gingivalis.

Cuando los doctores encargados del estudio inyectaron la bacteria en las células musculares, se dieron cuenta de que las bacterias comenzaron a segregar enzimas que alteraban la relación entre proteínas implicadas en el proceso de inflación, aumentando la inflamación. Los procesos inflamatorios en esta región del cuerpo están directamente relacionados con la ateroesclerosis, la más común de las arteroesclerosis.

En Clínicas Dentalbite nos preocupamos por tu salud. Si tienes más de 35 años, es importante realizar visitas periódicas al dentista, con el fin de detectar y atajar posibles problemas bucodentales. Existen multitud de enfermedades que recientes estudios relacionan con problemas odontológicos de muy fácil solución en los primeros estadios.