Preparándote para una cirugía dental

Preparándote para una cirugía dental

Si su dentista le ha avisado de que necesita una cirugía dental, no debe preocuparse. Tanto si necesita que extraigan alguna pieza dental, como algún tipo de intervención más específica, lo más importante es mantener la calma, ya que en la actualidad los procesos odontológicos han reducido las molestias y tiempos de recuperación.

Uno de los factores que ayudan a muchos pacientes en estos momentos es tener clara la finalidad y lo que se espera de una intervención. Conocer a fondo los pasos de la intervención y la duración de la fase de recuperación también ayuda a prepararse para cualquier tipo de cirugía. Si bien es cierto que toda cirugía entraña riesgos, lo cierto es que la mayoría de procedimientos dentales no entrañan graves riesgos para la salud.

Es fundamental una buena comunicación con los profesionales que van a realizar este proceso. Por eso, desde Clínicas Dentalbite, hoy proponemos algunos consejos de cara a una intervención quirúrgica oral. No obstante, es fundamental saber que su dentista puede ofrecerle consejos adicionales a los dados aquí, de manera que aumenten su seguridad y minimice sus miedos.

Una cita previa a la intervención le ayudará a conocer de primera mano la cirugía que va a realizarse. En caso de haber sido derivado de un especialista a otro, esta cita puede servir para asegurarse de que todos los datos sobre su problema, así como material importante (radiografías o pruebas) han sido recibidos por el profesional que le atenderá.

Es importante también conocer el coste total de la intervención. En caso de estar cubierto por un seguro médico es bueno cerciorarse de antemano del tiempo total que durará todo el proceso.

Anotar cualquier tipo de duda sobre el proceso le ayudará a aprovechar mejor el tiempo de las citas con su dentista, mejorando su seguridad con respecto a la intervención.

No debe temer tomar notas sobre los consejos o explicaciones de su dentista. Probablemente necesite prevenciones o métodos de higiene distintos en algunas etapas del proceso, es bueno tener apuntados los detalles para no olvidar ningún paso.

La anestesia es uno de los principales miedos de los pacientes que se someten a cualquier tipo de intervención. Es bueno hablar abiertamente con el dentista acerca del tipo de anestesia recomendada en la intervención puntual, así como el procedimiento. La información médica necesaria para evitar reacciones adversas o efectos secundarios debe incorporar un historial médico actualizado del paciente, que deberá incluir información acerca de si éste está sometido a cualquier proceso que involucre el uso de medicamentos. Otros datos a tener en cuenta para los procedimientos que incluyen anestesia son problemas como cardiopatías, diabetes o simplemente el uso de medicamentos anticoagulantes. Algunos procesos que entrañan el uso de anestesia general requieren además un ayuno previo.

Es una buena idea preguntar antes de comenzar el proceso por la medicación que deberá tomar durante el proceso, ya sea en el ‘pre’ o el postoperatorio. Es muy probable que tras una intervención necesite el uso de analgésicos, no está de más preguntar acerca de la intensidad y efectos secundarios de los mismos.

Otro factor importante es el tiempo estimado de recuperación tras la aplicación de la anestesia y la preparación para ayudarle en caso de que el efecto de ésta se prolongue más en el tiempo que la intervención misma. En este caso precisará que alguien le acompañe el día del tratamiento.

Las restricciones tras la intervención, normalmente relacionadas con la alimentación también son importantes de cara a mejorar nuestro tiempo de recuperación. Por último, es recomendable consultar con el profesional acerca del tiempo de baja estimada en el trabajo, así como la progresión de nuestra recuperación.